¡Comparte una Luz!

Oriana vive con su mamá, su papá y su hermano dos años mayor. Su familia habita en la vereda La Cañada, ubicada en las cercanías del municipio de San Estanislao de Kostka, en Bolívar. Ori, como le dice su mamá, está cursando cuarto grado de primaria, le gustan las matemáticas y sueña con ser profesora de esta área algún día. 

Desde el inicio de la pandemia por Covid-19 la escuela donde estudia cerró sus puertas. A ella le tocó adaptarse a aprender los contenidos de las clases por medio de unas guías que llevan los profesores hasta la vereda; este es el único método que crearon para que los niños siguieran recibiendo clases, ya en su comunidad no cuentan con el servicio de energía eléctrica y en consecuencia, tampoco cuentan con internet.

Ori estudia y hace sus tareas hasta donde la luz del sol se lo permita. Cuando en su hogar tienen los recursos para comprar velas o ACPM para lámparas de gas, se expone a los peligros de accidentes o inhalación de gases tóxicos.

Su historia es preocupante, pero no es la única. Cerca de 550 mil hogares en el caribe colombiano no tienen electricidad, esto hace que los niños que conforman estas cifras deban limitar sus horas de estudio a la jornada diurna o no puedan cargar un celular que les facilite esta actividad.

Por eso iniciamos la campaña Comparte una Luz, con la que esperamos que Gente Grata se unan para donar lámparas solares a niños de las zonas rurales de la región Caribe. Estas lámparas, además de iluminar, recargan celulares, permitiendo así ampliar las horas productivas de toda la familia.

Conoce algunos testimonios de quienes ya han accedido a nuestras soluciones.

Una lámpara solar pequeña cuesta 20 USD, es lo mismo que pagarías por ir al cine o por una cena. No importa el monto que dones, tu aporte sumará para que podamos entregar una luz que les ofrezca a estas familias oportunidades y bienestar. También puedes donar postes solares por 150 USD, que se instalarán como alumbrado público.

¡Tú puedes transformar esta realidad! Ayuda a que Oriana y cientos de niños de las zonas rurales del caribe colombiano puedan acceder a una lámpara que les permita tener más tiempo para leer y estudiar. Haz tu aporte aquí.

Transparencia: Puedes ver los avances de nuestra campaña en Facebook e Instagram, y también te estaremos enviando personalmente más información. Más de Tierra Grata en www.tierragrata.org

Síguenos para ver los resultados de tu donación:

Oriana vive con su mamá, su papá y su hermano dos años mayor. Su familia habita en la vereda La Cañada, ubicada en las cercanías del municipio de San Estanislao de Kostka, en Bolívar. Ori, como le dice su mamá, está cursando cuarto grado de primaria, le gustan las matemáticas y sueña con ser profesora de esta área algún día. 

Desde el inicio de la pandemia por Covid-19 la escuela donde estudia cerró sus puertas. A ella le tocó adaptarse a aprender los contenidos de las clases por medio de unas guías que llevan los profesores hasta la vereda; este es el único método que crearon para que los niños siguieran recibiendo clases, ya en su comunidad no cuentan con el servicio de energía eléctrica y en consecuencia, tampoco cuentan con internet.

Ori estudia y hace sus tareas hasta donde la luz del sol se lo permita. Cuando en su hogar tienen los recursos para comprar velas o ACPM para lámparas de gas, se expone a los peligros de accidentes o inhalación de gases tóxicos.

Su historia es preocupante, pero no es la única. Cerca de 550 mil hogares en el caribe colombiano no tienen electricidad, esto hace que los niños que conforman estas cifras deban limitar sus horas de estudio a la jornada diurna o no puedan cargar un celular que les facilite esta actividad.

Por eso iniciamos la campaña Comparte una Luz, con la que esperamos que Gente Grata se unan para donar lámparas solares a niños de las zonas rurales de la región Caribe. Estas lámparas, además de iluminar, recargan celulares, permitiendo así ampliar las horas productivas de toda la familia.

Conoce algunos testimonios de quienes ya han accedido a nuestras soluciones.

Una lámpara solar pequeña cuesta 20 USD, es lo mismo que pagarías por ir al cine o por una cena. No importa el monto que dones, tu aporte sumará para que podamos entregar una luz que les ofrezca a estas familias oportunidades y bienestar. También puedes donar postes solares por 150 USD, que se instalarán como alumbrado público.

¡Tú puedes transformar esta realidad! Ayuda a que Oriana y cientos de niños de las zonas rurales del caribe colombiano puedan acceder a una lámpara que les permita tener más tiempo para leer y estudiar. Haz tu aporte aquí.

Transparencia: Puedes ver los avances de nuestra campaña en Facebook e Instagram, y también te estaremos enviando personalmente más información. Más de Tierra Grata en www.tierragrata.org

Síguenos para ver los resultados de tu donación:

Share this article

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Don't miss any new

Subscribe to our news and updates