Mitos y cómo prevenir el Coronavirus

Las autoridades sanitarias no se cansan de repetirlo durante estos días: evitar que aumenten las cifras de contagio al nuevo coronavirus está en nuestras manos. Nunca mejor dicho. Es necesario que todos actúen de forma responsable. Aunque el Covid-19 se presente como una enfermedad leve en la mayoría de los casos, se trata de un virus que se contagia con facilidad extrema y que es muy delicado cuando afecta a personas mayores o con patologías previas, como problemas de inmunidad, de corazón o de pulmón.

Desmintamos algunos rumores. Primero, ya hemos comprobado que el virus NO muere a una temperatura de 26° C, en febrero se hicieron virales en redes sociales publicaciones en la que se brindaban conclusiones sobre el coronavirus, en estos se veía a misteriosos “especialistas” no identificados opinando sobre la poca resistencia del virus a temperaturas mayores de 26 grados centígrados. Aunque muchos medios y usuarios hicieron eco de esa información, esta no tiene respaldo científico.

De hecho, el portavoz de la Organización Mundial de la Salud, OMS, Tarik Jasarevic, declaró en entrevista para la AFP que “el virus es demasiado nuevo para que sepamos cómo un clima más cálido podría afectar la transmisibilidad. El virus ha afectado a personas en climas fríos, secos, cálidos y húmedos. Aconsejamos al público que siga las precauciones donde quiera que vivan”. No traguemos entero.

También se estuvo hablando de que el Coronavirus no afecta a los niños. En consecuencia, los menores fueron relevados a un segundo plano en importancia de prevención a pesar de ser una población altamente propensa al contagio. De acuerdo con un artículo publicado el 9 de marzo por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, personas de todas las edades pueden contraer el virus, conclusión a la que llegaron sus expertos después de que un bebé de 5 meses diera positivo de coronavirus en Murcia, España. Pese a que la gravedad de los efectos en los infantes o adultos sanos es menor que en adultos mayores, requieren un mayor cuidado.

NO HAY UNA VACUNA O RECETA MILAGROSA QUE PREVENGA O CURE LA INFECCIÓN, de lo contrario la pandemia no seguiría ocupando las primeras planas en los medios de comunicación. Consumir ajo y las vacunas contra la neumonía NO previenen la infección.

Por el contrario, el consumo de ajo en exceso puede llegar a ser perjudicial y terminar por acarrear otras enfermedades. En China, el diario South China Morning Post reseñó el caso de una mujer que fue hospitalizada por una inflamación de garganta causada por el consumo de 1,5 kgs de ajo. A día de hoy, ningún alimento vuelve inmune el organismo; en caso de experimentar síntomas durante las primeras 48 horas, el reposo en casa y el mantenerse abrigado puede contribuir a sentirse mejor.

Por otro lado, las vacunas contra la neumonía son ineficientes contra el covid-19. En la actualidad, instituciones como la Universidad de Queensland, en Australia, y las empresas Inovio Pharmaceuticals,Novavax y Sanofi están trabajando en prototipos de vacunas para la prevención del virus.

Más importante es no querer acaparar todos los recursos por el egoísmo y el pánico. Hoy hay desabastecimiento de productos de higiene: papel higiénico, gel antibacterial, tapabocas, jabón, y otros productos escasean en las cadenas de supermercados. En realidad, NO TODAS LAS PERSONAS DEBEN USAR MASCARILLA CLÍNICA, si reduce el riesgo de contagio de infecciones respiratorias, pero, de acuerdo con la OMS, el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Europa y el de Estados Unidos, estos dispositivos de protección deben ser utilizados sólo por personal médico, infectados, familiares de los pacientes diagnosticados o personas que presenten los síntomas.

Detengámonos un momento a repensar en las medidas que estamos tomando para evitar infectarnos, tomando en cuenta las declaraciones de organismos internacionales no está de más recordarlas:

  • Cubrirse la boca y la nariz con la parte interna del codo a la hora de toser o estornudar. Si usted estornuda o tose cubriéndose con las manos puede contaminar los objetos o las personas a los que toque.
  • Lavarse las manos por  lo menos cuatro veces  al día con agua y jabón o gel desinfectante durante al menos 20 segundos. Usar un desinfectante a base de alcohol o jabón mata el virus si este está en sus manos.
  • Evitar tocarse la cara. Si se toca los ojos, la nariz o la boca con las manos contaminadas, puedes transferir el virus de la superficie a sí mismo.
  • Evitar contacto con quienes estén enfermos o presenten síntomas de infección. En este último escenario, es recomendable mantener una distancia de al menos un metro respecto a las personas que tosen o estornudan, porque pueden proyectar pequeñas gotículas que contienen el virus.
  • Evitar contacto con animales de granja o salvajes.
  • Cambiar el saludo de manos por un gesto o por un choque de codos. 
  • Si presenta síntomas como fiebre, resfriado y dificultad para respirar, llame inmediatamente a un especialista o acuda a un centro de salud y presente su historial de viaje. En ningún caso viole la cuarentena, porque podría poner en peligro a otras personas.

Detener el aumento del contagio depende de todos, #YoMeQuedoEnCasa.


Fuentes documentales:

Verdades y falsedades sobre las formas de transmisión del nuevo coronavirus – AFP.

South China Morning Post.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *