Para reflexionar: ¿Te has preguntado cómo es vivir sin un sanitario?

En esta ocasión salimos a la calle para conversar sobre un derecho humano que todos tenemos y que su flagelo es más común de lo que creemos: El acceso a un sanitario.

Esta semana celebramos a nivel mundial el “World Toilet Day”, o día del retrete. La fecha estipulada por la ONU fue declarada el 24 de julio de 2013 por la Resolución 67/291 de la Asamblea General y en los últimos años ha servido para llamar la atención sobre la importancia de que todo el mundo tenga acceso a un baño digno.

Desde la Entidad se ha advertido que al menos un 60% de la población mundial (lo que equivale a unos 4.500 millones de personas) no disponen de inodoros en sus viviendas, lo que desencadena que unos 892 millones de personas defequen al aire libre. Además, a través de la Unicef y la Organización Mundial de la Salud, ha dado otras cifras críticas entorno a este flagelo:

  • Más de 1.800 millones de personas en el planeta consumen agua no potable que podría contener bacterias propias de las heces como la E. Coli.
  • Cerca de un tercio de las escuelas en todo el mundo no proporcionan servicios sanitarios. En este contexto, miles de niños, niñas y adolescentes dejan de asistir a clases por la falta de baños y cuando las preadolescentes y adolescentes están en su periodo de menstruación, se presentan las mayores cifras de deserciones.
  • Aproximadamente 900 millones de estudiantes no tienen las instalaciones necesarias para lavarse las manos.
  • El 80% de las aguas residuales generadas por la población mundial regresan al medio ambiente sin ser tratadas.

En una comunicación oficial las Naciones Unidas señalaron que “Los retretes (sanitarios) salvan vidas porque evitan que a través de las heces humanas se propaguen enfermedades mortales. Este día (…) busca crear consciencia acerca de la crisis mundial de saneamiento y fomentar medidas que la resuelvan”.

Desde 2016 hemos trabajado para que las comunidades rurales cuenten con instalaciones seguras para el saneamiento básico.

Precisamente esa tarea de “Crear consciencia” es la que nos motivó a realizar un sondeo entre transeúntes para conocer su opinión acerca de la problemática del acceso a baños dignos.

A menudo solemos pensar que tener un baño es algo normal, pero la falta de ellos es más común y grave de lo que creemos. Normalmente ubicamos los problemas de saneamiento básico en África, en la India y otros lugares al otro lado del mundo, pero son una realidad más próxima de lo que nos imaginamos. Aproximadamente 89 millones personas en Latinoamérica carecen de acceso a un adecuado servicio de saneamiento y alcantarillado.

Según cifras del DANE, aproximadamente 5.6 millones de personas en Colombia no cuentan con saneamiento básico y alcantarillado; las cifras empeoran en la ruralidad, donde 3 de cada 10 campesinos no tienen acceso a un baño. ¡Vaya números alarmantes!

Para 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en concreto el ODS 6, apuntan a llegar al saneamiento para todos los habitantes del planeta, reducir a la mitad las aguas no tratadas y aumentar su reutilización. Para alcanzar estas metas, es necesario que los excrementos humanos sean depositados, transportados, tratados y eliminados de una manera segura y sostenible.

“Si no alcanzamos este objetivo, está en riesgo toda la Agenda de Desarrollo Sostenible”, sostiene la ONU.

En ese sentido, desde el 2016 tenemos como uno de nuestros objetivos construir nuevos modelos de baños que sean económicos, de fácil instalación y ecoamigables que benefician principalmente a familias rurales que no cuentan con estos espacios fundamentales. Además, brindamos talleres de hábitos de higiene para que las familias puedan incorporar el hábito de lavarse las manos, aprender sobre menstruación y mantener limpio el módulo construido.

En Tierra Grata sabemos que tener acceso a un baño digno no es un privilegio, sino un derecho que todos tenemos. Tú puedes ayudar a cientos de personas que no cuentan con uno: Conviértete en un #SocioGrato para que más familias puedan acceder a un saneamiento y una higiene más digna.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *