Tres privilegios -no tan obvios- de tener energía eléctrica

¿Cuántos de nosotros hemos estado por fuera de nuestras casas buscando un enchufe para conectar nuestro celular que está a punto de descargarse? Si eres una de esas personas, esta #LecturaGrata es para ti.

Tan solo en la primera media hora de la mañana, antes de ir a nuestro lugar de trabajo o de estudio, ya hemos utilizado al menos 4 aparatos que requieren de energía eléctrica: Un bombillo como mínimo, un ventilador si vives en la costa o un calentador de agua si vives en tierras más frías, la nevera para hacer el desayuno y por supuesto, el celular. La energía es como el aire. Nos parece tan obvia tenerla día a día que sólo nos detenemos a pensar en su importancia cuando nos hace falta. Por eso, el alivio que sentimos cuando recuperamos la respiración luego de correr se parece a lo que sentimos cuando encontramos donde conectar nuestro celular descargado y que justo, estamos necesitando urgente.

“La energía es como el aire. Nos parece tan obvia tenerla día a día que sólo nos detenemos a pensar en su importancia cuando nos hace falta”

Sin embargo, hay quienes poetizan la falta de energía eléctrica. Como cuando alguien sugiere que a falta de bombillos se pueden ver más estrellas en el cielo durante la noche. O si no se tiene celular, se vive más libre de tecnología.  Sin embargo, en los más de 1700 territorios en Colombia que no tienen energía eléctrica o que sólo la tienen pocas horas al día, no piensan igual. Existen placeres diarios que nos proporciona la energía que sólo puedes darte cuenta de ellos cuando has vivido y que difícilmente te hacen ver la carencia de oportunidades como algo poético. Es por esto que en Tierra Grata decidimos publicar esta nota que muestre lo que la energía significa para las comunidades rurales más allá de lo que a la mayoría les parece obvio, repensar sobre lo que significa bienestar y confort e invitar a quienes sí tienen energía eléctrica a apreciar aquello que nos parece tan infinito como el aire.

1. Tomar Jugos: Es muy probable que la mayoría piensen que lo mejor de tener electricidad sea conectar una nevera para conservar por más tiempo los alimentos. Aunque claramente es cierto, en el trabajo diario de Tierra Grata hemos escuchado otras razones menos evidentes por lo que las comunidades rurales desean acceder a energía eléctrica, por ejemplo, tomar jugos. Si lo piensas bien, sin una licuadora las opciones de jugos en tus comidas son limitados. Ahora, ¿Te imaginas vivir rodeado de guayabas, mangos, y no poderte prepáratelos en jugos? Sin duda, tomar más jugos naturales y además fríos, es una buena razón, sobre todo, cuando la sensación térmica supera los 32°C.

2. Alargar el tiempo: ¿Cuántas veces has dicho algo parecido a “lo hago en la noche”? Dejando para después una actividad que podrías hacer de día. Si revisas esas ocasiones, es muy probable que te refieras a algo que requiere energía eléctrica y, como estás seguro que la tienes, no será ningún problema. Pero si vivieras sin energía eléctrica preferirás hacer tus quehaceres antes de que oscurezca, Tener una luz en la noche, más allá de seguridad, te da la oportunidad de tener más horas de productividad. Desde Tierra Grata hemos visto diferentes cambios de comportamiento que sostienen esto: Niños jugando en las noches, mujeres preparando la cena después de 6, o lo mejor de todo, vecinos visitándose en las noches para charlar; primero, porque ellos ya cuentan con iluminación para ver los caminos rurales y poder desplazarse. Y segundo, porque sus vecinos ya no se acuestan tan temprano desde que tienen acceso a energía.

cuanto más rico eres, más decisiones acertadas se toman por ti

3. Disminuir el estrés: Hay quienes dicen que una vida sin celular es menos estresante. Y sí, sabemos que si apagas tu celular puedes aprovechar más el tiempo. Pero también sabemos que si tomas esta decisión es porque tienes otro método para satisfacer lo que el celular te soluciona. O simplemente ya sabes de antemano que, en cualquier momento, podrás acceder a la energía para conectarte de nuevo. ¿Y si te dijéramos que hay personas en Colombia que caminan hasta una hora al día sólo para cargar su celular? Esto es una realidad. Y para estás personas estar incomunicados es una situación diaria y no una decisión. Recibir la llamada para un trabajo, ver el mensaje que tu familiar enfermo ya salió de la clínica o simplemente enterarte de una invitación a tiempo, te permite limitar la zozobra e incertidumbre que gastas innecesariamente cuando no tienes manera de informarte rápido.

Como quizá habrás notado, acceder a la energía eléctrica es más que encender un bombillo. Es mejorar la calidad de vida de las personas. Es quitarle el peso de preocuparse por actividades que otros ya tienen solucionado, como leer, caminar o cocinar en la noche. Como dice Ester Duflo, la nobel en economía de este año, “cuanto más rico eres, más decisiones acertadas se toman por ti”. ¿Qué otros privilegios no tan obvios conoces?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *