Baño Grato, programa de sanitarios ecológicos que cambia la vida a los cartageneros

Este proyecto obtuvo en 2017 el primer lugar del IV Premio del Agua Pavco, categoría 19 a 28 años.

Alexander Durán, de la Fundación Tierra Grata, habló en BLU Verde sobre el programa de sanitarios ecológicos “Baño Grato”, que no requiere de agua para su funcionamiento, y beneficia a las comunidades que carecen de acceso a los servicios básicos de luz, agua y saneamiento en Cartagena.

“Somos un equipo de tres personas y nos dimos cuenta que el tema de servicios básicos no estaba siendo cubierto por organizaciones y al Estado le sale costoso”, dijo.

Estos baños ecológicos no utilizan una sola gota de agua. El sanitario tiene una separación de las orinas y las heces para trabajar mejor los residuos orgánicos que quedan depositados en unos tanques ubicados bajo tierra, donde se mezcla con aserrín, cenizas y cal permitiendo que no se generen malos olores y se convierta en abono para huertas caceras.

“Es una tecnología social que ha tenido transformaciones. Queremos enseñarles a las comunidades para que sea replicada”, manifestó Durán.

La construcción de cada sanitario y la intervención social cuesta alrededor de dos millones de pesos, dinero que obtienen por medio de donaciones y otros reconocimientos a sus iniciativas.

A la fecha, la Fundación Tierra Grata ha instalado tres de estos sanitarios ecológicos. El primero en el corregimiento de San Basilio de Palenque y dos más en el sector de Isla de León en la capital de Bolívar, con lo cual se benefician cerca de 25 personas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 600 millones de personas comparten un inodoro o letrina con otros hogares, y 892 millones defecan al aire libre.

Publicado originalmente por: Blu Radio.

Comparte este
artículo

WhatsApp
Telegram
Facebook
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No te pierdas ninguna novedad

Suscríbete a nuestras noticias y actualizaciones

Announce

New
arrival

2019 collection

Let’s face it, no look is really complete without the right finishes. Not to the best of standards, anyway (just tellin’ it like it is, babe). Upgrading your shoe game. Platforms, stilettos, wedges, mules, boots—stretch those legs next time you head out, then rock sliders, sneakers, and flats when it’s time to chill.